Author Archives: Escuelas Abiertas en Verano

Cuentos, dibujos y programación en la Escuela 34 de City Bell

nota

Los cánticos y golpes de palmas se oían desde temprano en la Escuela 34 de City Bell, incluso desde la vereda, cuando el sopor todavía daba algo de tregua a un día que resultó caluroso y húmedo. Unos 40 chicos, de todas las edades, se divertían en juegos de ronda, a puras palmas. Consiguió dispersarlos la llegada de los equipos técnicos de la Dirección de Tecnología Educativa (DTE) al establecimiento de 431 B y 15, con decenas de netbooks en mano, en el marco de las actividades del programa Escuelas Abiertas en Verano que se desarrollan en toda la Provincia.

La sombra extendida de árboles centenarios sirvió de techo a la jornada que culminaría a pura creatividad, con actividades de programación, escucha de piezas sonoras, cuentos y dibujos, con el sello personal de cada alumno.

Primero fueron los más chiquitos, quienes después de escuchar un audio, crearon su propia historia (los personajes, sus acciones, los entornos), luego las transmitieron al grupo de manera oral, para terminar dibujándolas en las nets.

Le siguieron los chicos y chicas más grandes, quienes se entusiasmaron con la multiplicidad de aplicaciones educativas que ofrece Huayra, el sistema operativo de Conectar Igualdad que, entre otras cosas, permite acercarse al mundo de la programación de una manera lúdica y divertida. Las actividades de programación con Ligthbot, un videojuego de lo más entretenido, fueron la estrella de la jornada.

A las propuestas anteriores, y durante todo enero, se sumaron talleres de cocina, plástica, circo, baile y juegos; algunas veces acompañados por las familias.

El programa Escuelas Abiertas en Verano permite que alrededor de 200 mil alumnos –de entre 3 y 17 años- realicen actividades artísticas, educativas, deportivas y acuáticas durante sus vacaciones, en casi dos mil sedes distribuidas en el territorio bonaerense. La propuesta contiene objetivos pedagógicos y promueve que los establecimientos recuperen su rol educativo no sólo en invierno, sino también en verano y durante los fines de semana.

Uma, una luz con la net

Uma

Uma

Apenas si sabía pronunciar correctamente las palabras de su todavía escueto vocabulario, cuando ya manejaba con una soltura notable la netbook que la escuela le había dado a su hermano. De ojos vivaces, inquieta, y con una enorme capacidad de observación, Uma Daloi, de tan sólo 5 años y dueña de esta pequeña historia, sorprende a propios y extraños.

En el patio de la Escuela 34, en la que este año empezará a cursar su primer grado, corretea un rato y se lanza a los brazos de su hermano Franco (14), convertido en una especie de protector que no le pierde pisada, a lo largo de las jornadas de la Escuela Abierta en Verano. También es secundada por la otra hermana, Luján (8). Se divierten cuando relatan cómo Uma aprendió en tiempos record los usos y virtudes de las aplicaciones que ofrecen las nets.

“Un día me pidió la netbook y se la presté. Le expliqué una sola vez cómo encenderla, cómo usarla, y listo. No hizo falta que le vuelva a explicar”, cuenta Franco. “Desde ese día, la agarra sola, sin pedir permiso”, agrega, con un dejo de resignación. Será una incógnita eterna saber cómo consiguió develar la clave de acceso. Los hermanos juran que nunca salió de sus bocas.

Uma explora. Accede a Internet, juega y aprende. Como si fuera concedida de manera natural, posee la habilidad de abrir y cerrar programas sin dificultad, volver a puntos de inicio que a muchos llevaría algunos minutos allanar, a pintar y a dibujar.

Pronuncia palabra sólo cuando tiene ganas. A la propuesta de las docentes de trabajar de a dos en las netbooks para conocer una historia sonora, se la oyó decir a su compañera: ¿Puedo manejar la compu yo?

 

Finocchiaro: “Hay que volver a poner al Estado al servicio de la gente”

Fotografía: Prensa DGCyE Prov. Bs As

El director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Finocchiaro, expresó que uno de los ejes de su gestión será volver a poner el Estado a disposición de la gente y en ese sentido valoró el impacto social y pedagógico del programa provincial Escuelas Abiertas en Verano, durante el acto de cierre de la actividad en Quilmes.
La jornada se llevó a cabo en el Museo del Transporte, donde los niños y jóvenes disfrutaron de diversos espacios de juegos y talleres.

Acompañado por el intendente local, Martiniano Molina, el titular de la cartera educativa bonaerense, resaltó que “la Escuela es el lugar de los chicos y que siempre tiene que estar abierta para recibirlos”. En relación a la iniciativa estival que propone la Dirección de Escuelas en todos los distritos de la provincia, Finocchiaro destacó el rol de incluir y educar a la vez.
En esta localidad, 53 sedes funcionaron desde el inicio de las actividades, en las cuales unos 5.330 chicos participaron de la iniciativa llevada a cabo. En cuanto al personal, trabajaron en total 252 profesionales, entre docentes, guardavidas y coordinadores. Dentro del distrito, el programa funcionó en la modalidad 2, que abarca recreación y servicio alimentario. Cabe mencionar, que las Escuelas Abiertas en Verano funcionarán hasta el próximo 5 de febrero.

Proyectos Propios del Municipio

Además de las actividades tradicionales que la Dirección General de Escuelas promueve dentro de las Escuelas de Verano, el municipio de Quilmes tomó la decisión de implementar dos proyectos nuevos para trabajar con los chicos.

El primero de ellos, se trata de la milenaria práctica del yoga. Esta disciplina que incluye posturas, técnicas de respiración y meditación, ayuda a los chicos a “estar más atentos y a concentrarse, pero también a relajarse permitiéndoles sentir, imaginar y soñar”. Así define los beneficios para niños y niñas, la instructora, Mariel Alejandra Barrios, quien también resaltó que “a través del juego implementar las enseñanzas del yoga, como por ejemplo el saludo al sol”.

Por otro lado, los chicos pudieron trabajar en las diferentes Escuelas de Verano el proyecto Arqueológico de Quilmes, el cual funciona desde 1995 en todas las escuelas del distrito y busca consolidar la construcción de la identidad ciudadana acercando la práctica arqueológica a los alumnos de todos los niveles.
“Uno piensa que los contenidos son difíciles de enseñar, pero los chicos tienen una capacidad de aprender muy importante y además siempre se los ve muy interesados en tener conciencia del patrimonio arqueológico propio”, señaló una de las coordinadoras de la actividad, Verónica Martí.

Publicado por Prensa DGCyE Provincia de Buenos Aires

Fotografía: Prensa DGCyE Prov. Bs As

Fotografía: Prensa DGCyE Prov. Bs As

Cierre de EAV en Quilmes

Cierre Eav2016- Quilmes

Más de 400 niños asistieron hoy al Museo del Trasporte de Quilmes, donde se realizó el cierre formal de Escuelas Abiertas en Verano del Distrito. Estuvieron presentes el Director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Finocchiaro junto a otras autoridades educativas y el Intendente electo de Quilmes, Martinano Molina.

Durante todo enero, niños y niñas del Distrito participaron del programa Escuelas Abiertas en Verano, disfrutando de prácticas deportivas, artísticas y recreativas planificadas por el equipo de Coordinación de E.A.V distrital en articulación con el Municipio. Para esta oportunidad además, los chicos pudieron disfrutar del dispositivo de “Escuelas Abiertas Itinerantes” en la que tuvieron lugar diversos espacios como los artísticos de juegos y talleres, literarios a través de “cuenta cuentos”, tecnológicos con talleres con netbooks en los que aprendieron- entre otras cosas- a programar jugando, espacios de actividades científicas, interculturales y otros encabezados por ejemplo, por programas de los Ministerios de Salud y de la Subsecretaría de Deportes que hicieron especial hincapié en la promoción de hábitos de vida saludables.
Para mañana, miércoles 27, se prevé la realización de una jornada en el Club Lanús donde asisten diariamente 200 chicos y chicas de las cuatro sedes del Distrito.

Cierre Eav2016- Quilmes

Cierre Eav2016- Quilmes

IMG-20160126-WA0001

IMG-20160126-WA0003

IMG-20160126-WA0004

IMG-20160126-WA0005

Finocchiaro destacó el trabajo en conjunto entre la Provincia y los municipios

Foto: DGCyE

El director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Finocchiaro, compartió la jornada con más de 600 chicos de 3 a 17 años en su visita a las Escuelas Abiertas en Verano de Chivilcoy y Suipacha donde destacó el trabajo conjunto de toda la comunidad educativa, la Municipalidad y el gobierno provincial “por hacer posible que todos los jóvenes bonaerenses puedan disfrutar del verano en su lugar que es la escuela”.

Durante la mañana, Finocchiaro y el intendente de Chivilcoy, Alejandro Britos, recorrieron las instalaciones del Parque Lacunario “Alejandro Martija”. Allí, 400 chicos realizan diferentes actividades deportivas, educativas, culturales y acuáticas, entre otras.

En el distrito, alrededor de mil alumnos concurren a las sedes del Programa que funciona en el Jardín N° 906, las primarias 10, 19, 20, 32, 40, 43, 53, 56, 61 y 65, el Centro Complementario N° 801, el CEF N° 12 y las primarias 47 de San Sebastián, 27 de Moquehuá y 17 de Ayarza.

Luego, por la tarde Finocchiaro se trasladó a la localidad de Suipacha acompañado por el jefe comunal, Alejandro Federico, visitó el Centro de Educación Física N° 30 donde más de 200 niños disfrutan de juegos recreativos y acuáticos.

En Suipacha, más de 500 chicos participan de las Escuelas Abiertas en Verano que se desarrollan en el CEF N° 30, la Primaria 8, la Escuela Especial 501 y la Primaria 3 de General Rivas.
Fuente: Prensa DGCyE

Escuelas creativas: los chicos arman espantapájaros para huertas rurales

20-1-16 Benito JuárezLos niños felices con el espantapájaro terminado

Los chicos de Benito Juárez se han propuesto este verano brindar un servicio a su comunidad: armarán espantapájaros para donar a las huertas orgánicas del distrito. Pese a que los alumnos de las ciudades más pobladas apenas conocen al muñeco vestido con ropas viejas para preservar la huerta, sus pares opinan que se pueden construir incluso para resguardar macetas.

Entre juegos alternativos y acuáticos, y un poco de murga, las nueve sedes del Programa Escuelas Abiertas en Verano -que todos los años pone en marcha la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires-, trabajan en forma coordinada para armar un espantapájaro por sede.

Telas, botellas plásticas, pintura, papel, ropa vieja, maderas; todo resulta útil para llevar en estos días a la escuela de verano y embarcarse en una aventura creativa con un fin solidario.

“La idea surge del gran crecimiento de huertas que tenemos en Benito Juárez”, señala Mónica Andreoli, coordinadora distrital del Programa. “Acá se trabaja mucho en las escuelas en torno a las huertas, además tenemos el INTA local que fomenta mucho su armado”.

Para Andreoli, la propuesta es un recurso “para darle continuidad -en vacaciones- a algo que se hace todo el año”.

Las cuatro sedes que corresponden a la ciudad cabecera trabajan reunidas en el complejo del Sindicato de Trabajadores Municipales. Allí se concentran en dos turnos: por la mañana concurren los niños de Educación Inicial, y por la tarde, los de primaria y secundaria.

En el lugar cuentan con un espacio coordinado por Waldemar de la Vega, referente local de la Dirección de Tecnología Educativa de la cartera provincial. Allí realizan diferentes actividades con las netbooks, con el sistema operativo Huayra Motion, que permite armar un espantapájaro virtual, de manera que los chicos puedan luego recrearlo con los materiales descartables.

Desde el lanzamiento del Programa Escuelas Abiertas en Verano, en las 1.873 sedes en todo el territorio provincial, los proyectos de recreación con aprendizaje varían en cada una, conforme las características del lugar, sus necesidades y expectativas.

Cuando pareciera que armar espantapájaros no es una opción viable o contemplada para chicos de ciudades altamente urbanizadas, Andreoli sostiene que “es solo porque no están interiorizados sobre las huertas. Seguro que si uno los acerca al tema, se interesarán y quizás tendría en cuenta armar un espantapájaro, aunque sea para una huerta de hierbas aromáticas sembrada en macetas”.

Finocchiario visitará las Escuelas Abiertas en Verano de Chivilcoy y Suipacha

Fuente: Prensa DGCyE

El director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Finocchiaro visitará mañana las sedes del Programa Escuelas Abiertas de las localidades de Chivilcoy y Suipacha.

Por la mañana, el titular de la cartera educativa bonaerense recorrerá las instalaciones del Parque Lacunario “Alejandro Martija” de Chivilcoy, donde más de 400 chicos, de 3 a 17 años, disfrutan de las distintas actividades artísticas, educativas, deportivas y acuáticas.

En el distrito, más de 1.000 alumnos concurren a las 17 sedes que tiene el Programa Escuelas Abiertas en Verano.

Luego, por la tarde el Ministro se trasladará a la localidad de Suipacha donde visitará el Centro de Educación Física N° 30. Allí, más de 250 niños realizan actividades acuáticas, deportivas y literarias, entre otras.

El programa Escuelas Abiertas en Verano permite que casi 200 mil alumnos –de entre 3 y 17 años- realicen actividades artísticas, educativas, deportivas y acuáticas durante sus vacaciones, en casi dos mil sedes distribuidas en toda la Provincia

Las actividades comenzaron el 4 de enero y aún se encuentra abierta la inscripción para los chicos que quieran participar. La propuesta se basa en objetivos pedagógicos y que los establecimientos recuperen su rol educativo no solamente en invierno, sino también en verano y los fines de semana.

Escuelas Abiertas en Verano es un programa articulado por la Provincia de Buenos Aires, a través de la Dirección General de Cultura y Educación en conjunto con los Ministerios de Salud, Desarrollo Social y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

Fuente: Prensa DGCyE

Chicos que crean música y se apoderan de la tecnología en Escuelas en Verano

19-1-16 City Bell docente

Con todos sus sentidos en alerta, chicos de entre 3 y 12 años se asombran ante el ruido del timbre, las manos al palmear, los chasquidos de sus dedos y los golpes de sus pies sobre el piso del salón de su escuela, a la que asisten también durante el verano. Están creando música a partir de los sonidos cotidianos, y luego, usarán las netbooks para grabar sus voces y sus propias canciones.
La actividad, que se desarrolla en la Escuela Primaria N° 80 de la localidad de City Bell, se enmarca dentro del taller denominado “Lenguajes Múltiples: Experiencias sensoriales”, que lleva a cabo el proyecto Múltiples Lenguajes como parte de las actividades que se desarrollan en las Escuelas Abiertas en Verano. Allí, a diario, los chicos comparten la jornada entre juegos, pileta, almuerzo y también el arte.
“A partir de un relato sonoro, donde no hay ni una sola palabra, los chicos interpretan una historia”, explica María Rocío Velázquez, profesora de Música de la Dirección de Tecnología Educativa a cargo de la tarea.
“La idea es realizar actividades habituales y cruzarlas con la tecnología. Por ejemplo: cantar una canción y no quedarnos sólo con eso, sino buscar partes, grabar nuestras voces, editarlas y pegarlas arriba; producir nuestra canción”, detalla la docente.
La actividad empieza con el papel y el lápiz, y pasa posteriormente a las “compus” donde los chicos escriben sus relatos en un programa denominado Tux Paint. Después lo grabarán, es decir lo contarán con sus palabras a través del programa Audacity. Finalmente, van a editar esa grabación, a la que le sumarán los sonidos que escucharon al comienzo.
“La idea es que los chicos vean a la tecnología como algo cotidiano y que pueda desarrollar y favorecer lo que ya saben. Ellos solos empiezan a desarrollarse, a investigar y a hacer producciones maravillosas”, asegura Velázquez.
En el mismo sentido menciona que “la tecnología digital cruzada con el arte es fabuloso porque nosotros lo que hacemos es realzar las cualidades que ya tiene el arte”.
María Rocío está convencida de que son los docentes los que deben enseñar a los chicos que el arte es un lenguaje y “como todo lenguaje tiene muchísimos soportes y estas aplicaciones digitales facilitan nuestras producciones”.
De esta manera los chicos usan las netbook para enriquecer el lenguaje artístico. “El producto final es la edición de una canción, tenemos un tema elegido, lo vamos a regrabar con nuestras voces y vamos a grabar un obstinato rítmico sobre esa banda sonora”, adelantó la docente.
La Primaria 80 “María Elena Altube”, está ubicada en la calle 7 bis entre 474 y 475 y este verano asisten unos 60 chicos de la zona. Según la directora de la Escuela en Verano, María del Carmen Carrizo, el proyecto está vinculado al arte y a la educación física. Pero el objetivo principal es la formación de valores. Además trabajan con la integración de dos chicos que provienen de una escuela especial.
Fuente: Prensa DGCYE

Música y compañerismo se fortalecen este verano en la Primaria N° 9 de Berisso

Prensa DGCyE

Cerca de 40 chicos se juntan todas las mañanas en la escuela de su barrio para participar de un taller de percusión. Así pasan sus vacaciones entre bombos y amigos.
Con los primeros sonidos del bombo despierta la calle Nueva York de Berisso. Por el histórico y caluroso adoquinado, comienza el desfile de niños y jóvenes hacia la escuela de la esquina, al refugio del sol. Una historia más que este verano podrá contarse de ese emblemático barrio.

Se trata de las clases de percusión organizadas para los chicos de la Primaria N° 9 y de otras del barrio que asisten al programa Escuelas Abiertas en Verano de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires. Cerca de 40 chicos acuden todas las mañanas al llamado musical de Gustavo Insúa, el docente a cargo del taller.
Docente de Plástica en la Secundaria N° 6, con una especialización en pintura y grabado, y con 27 años de estudio de bombo, en estas vacaciones decidió aceptar la propuesta de ofrecer un curso para los chicos berissenses.

“Nunca había estado en la escuela de verano. Muchos confunden el proyecto con una murga, pero la murga es otra cosa”, explicó Insúa. “El proyecto se llama Máscara, disfraz y tambor. Tiene elementos de folklore africano y cubano y las adaptamos al barrio y a las posibilidades”, aclara.
Refugiados bajo los árboles del patio, chicos de 5 a 14 años lo esperan ansiosos y con instrumentos en mano. Bidones devenidos en bombos y congas, palitos convertidos en claves, chapitas enlazadas transformadas en panderetas, envases de diferentes tamaños empuñados como maracas, dan la bienvenida al profesor y sus colegas, María Santagostino, maestra de grado, y Victoria Figueroa, profesora de Artes Visuales.

Los tres se ven obligados en los primeros minutos a repetir consignas ya dadas en clases pasadas y la forma de trabajo del grupo. “Es que todos los días tenemos chicos nuevos que se van enterando de lo que hacemos. En una clase llegamos a tener 60 chicos”.
Para Insúa, “el tambor es la excusa. Lo que yo quiero transmitirles es aprender a escuchar, escuchar al otro; y con el bombo pasa que no podés tocarlo si no escuchás al que tenés al lado”, señala, y así arranca la clase. “Si no nos escuchamos en casa, en el barrio y en cualquier lugar; si no aprendemos ese ejercicio es muy difícil relacionarse”, es el lema que se instala en cada rostro.

La ronda se forma sola alrededor del maestro y su bombo. “A mí me parece –dice– que el bombo es convocante. Adonde vas, a la gente le atrae y veo lo que produce en los chicos”, y añade: “Invita a la ronda alrededor del fuego, a compartir”.
Martina Eguren, que durante el año asiste a la Primaria N° 9, presenta la clase y a algunos de sus compañeros. “Vienen chicos de la Escuela 9, de la 6, de la 7 y de la 3. De todas las escuelas”, cuenta Martina y agrega: “Vienen a jugar, a divertirse, a hacer música y arte”.
A su lado, Bruno Figueroa, también alumno de la misma institución, confunde “tonga o conga”, en medio de risas del grupo. Es que el profesor empezó la presentación de otros instrumentos propios que comparte con los chicos, “algunos hechos con madera de África”, advierte, colando su pasión.
Ante la clase, Bruno explica que “se usan instrumentos de escenarios que son profesionales”, y otros hechos en sus casas. “Éstos son toc-toc que hice con palos de escoba, y con frasquitos de remedios hice huevitos rítmicos”.
Según el docente, “con la percusión parece que es todo igual, pero son todas cosas distintas. Yo les digo a los chicos que todos los tambores suenan distinto, se tocan distinto, se usan para cosas diferentes”.

En otro rincón del patio, las docentes María y Victoria, complementan con máscaras el folklore afro y cubano, a través de colores, figuras y dibujos.
“Para mí estar en la Escuela 9 significa un montón. Yo en este patio aprendí a caminar porque mi mamá trabajaba acá”, destaca María Santagostino, maestra de Primaria. “Victoria y yo somos del barrio, nacidas y crecidas acá. Es una comunidad muy linda, de familias que se acercan a la escuela”.
Además, recuerda, “la escuela es un lugar de referencia mucho más allá de lo pedagógico. Tiene la característica de contar con jornada completa, los chicos desayunan juntos, almuerzan y meriendan juntos y comparten todo”.
Desde lo personal, Insúa resume: “Lo mío es aportar al carácter”, pero la frase sin duda engloba al equipo.

Fuente:
PRENSA DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN BA

1 2 3 9