Escuelas creativas: los chicos arman espantapájaros para huertas rurales

20-1-16 Benito JuárezLos niños felices con el espantapájaro terminado

Los chicos de Benito Juárez se han propuesto este verano brindar un servicio a su comunidad: armarán espantapájaros para donar a las huertas orgánicas del distrito. Pese a que los alumnos de las ciudades más pobladas apenas conocen al muñeco vestido con ropas viejas para preservar la huerta, sus pares opinan que se pueden construir incluso para resguardar macetas.

Entre juegos alternativos y acuáticos, y un poco de murga, las nueve sedes del Programa Escuelas Abiertas en Verano -que todos los años pone en marcha la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires-, trabajan en forma coordinada para armar un espantapájaro por sede.

Telas, botellas plásticas, pintura, papel, ropa vieja, maderas; todo resulta útil para llevar en estos días a la escuela de verano y embarcarse en una aventura creativa con un fin solidario.

“La idea surge del gran crecimiento de huertas que tenemos en Benito Juárez”, señala Mónica Andreoli, coordinadora distrital del Programa. “Acá se trabaja mucho en las escuelas en torno a las huertas, además tenemos el INTA local que fomenta mucho su armado”.

Para Andreoli, la propuesta es un recurso “para darle continuidad -en vacaciones- a algo que se hace todo el año”.

Las cuatro sedes que corresponden a la ciudad cabecera trabajan reunidas en el complejo del Sindicato de Trabajadores Municipales. Allí se concentran en dos turnos: por la mañana concurren los niños de Educación Inicial, y por la tarde, los de primaria y secundaria.

En el lugar cuentan con un espacio coordinado por Waldemar de la Vega, referente local de la Dirección de Tecnología Educativa de la cartera provincial. Allí realizan diferentes actividades con las netbooks, con el sistema operativo Huayra Motion, que permite armar un espantapájaro virtual, de manera que los chicos puedan luego recrearlo con los materiales descartables.

Desde el lanzamiento del Programa Escuelas Abiertas en Verano, en las 1.873 sedes en todo el territorio provincial, los proyectos de recreación con aprendizaje varían en cada una, conforme las características del lugar, sus necesidades y expectativas.

Cuando pareciera que armar espantapájaros no es una opción viable o contemplada para chicos de ciudades altamente urbanizadas, Andreoli sostiene que “es solo porque no están interiorizados sobre las huertas. Seguro que si uno los acerca al tema, se interesarán y quizás tendría en cuenta armar un espantapájaro, aunque sea para una huerta de hierbas aromáticas sembrada en macetas”.